Cuando se importan mercancías desde fuera de la Unión Europea hacia España se deben pagar impuestos y aranceles, ya sea el importador un particular o una entidad comercial.